Comenzamos nuestro blog con una campaña de Casa do Zezinho, Brasil. No sólo es buena porque demuestra que hay muchas formas de ayudar a los y las niñas, sino porque te obliga a examinar cómo caminas por la calle, ¿miras a las caras de la gente? ¿realmente crees que únicamente puedes contribuir con dinero?

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte en tus redes sociales y comunica para el cambio!