A veces una campaña publicitaria es una herramienta para la transformación social. De hecho, aunque se critique la mercantilización de los derechos, la justicia, la solidaridad, etc., ¿no es mejor que se promuevan sus valores aunque sea para vender objetos, que permanezcan invisibles y aún así se vendan objetos? Lo cierto es que se debe aspirar a lo perfecto, pero si no llega, se debe aprovechar lo mejor, ¿o no?

Este spot de Promart Homecenter cuyo guión aborda lo que hace un padre por su hija sorda adolescente nos pone encima de la mesa cómo el mundo no está adaptado para las personas de diferentes capacidades, o sin algunas de ellas, como la posibilidad de oír.

Esta sociedad tiene la oportunidad de optimizar lo que diseña, lo que produce y lo que comunica para integrar a esas personas, y ya hace tiempo que debió comenzar a hacerlo. Es tan fácil como esto:

¿Te ha gustado el post? ¡Comparte en tus redes sociales y comunica para el cambio!