Mucha gente considera que el marketing social no es comunicación para el cambio, pero como veis por aquí no somos de la misma opinión (al menos yo, que escribo esto), porque un spot como este, aún perteneciendo a una empresa con dudoso comportamiento, acusada de violación de derechos humanos en su cadena de producción, consigue algo más que publicidad: consigue que la gente que vea este anuncio se dé cuenta de lo extraño que es para una persona sorda que el mundo que le rodea sea capaz de hablar la lengua de signos, única vía para comunicarse con él. ¿Qué grado de exclusión viven las personas con sordera para que un spot de Samsung nos emocione así? Uno tan alto que, como el protagonista, no podemos creer lo que estamos viendo. Y eso, desde un punto de vista de búsqueda de cambio de conciencias a través de la comunicación, es un trabajo brillante. Para terminar, más allá de la propia campaña, hay que reconocerle a la marca que haya creado un servicio de